Cada día que vivimos es una bonita oportunidad para mejorar nuestras vidas. Vivimos tan centrados en perseguir el futuro, que olvidamos el valor de lo que supone un único día. Lo que hacemos hoy mismo, en nuestro presente, es crear ese futuro. Todo lo que necesitas para llevar una vida plena y satisfactoria es introducir pequeños cambios y mejoras en tu día. Quizás estos pequeños cambios supone para ti una mínima parte de tu tiempo en un día, pero por insignificantes que sean, a la larga dan resultados increíbles.

Un momento ideal para establecer estos pequeños cambios a modo de ritual personal , sería en la mañana, al menos 1 hora antes de comenzar con tu rutina daría o antes del amanecer. Antes del ruido, distracciones o los que haceres de tu día,… en el silencio y calma del nuevo amanecer, donde poder desarrollar todo tu potencial y elevar tu consciencia a otro nivel.

Aquí desarrollaremos 4 pilares fundamentales: el mental, emocional, espiritual y físico.

» Las mejores y más bellas cosas en el mundo no pueden verse, ni siquiera tocarse; deben sentirse con el corazón» Hellen Keller.

RITUAL MATUTINO PARA SENTIRSE MÁS FELIZ.

REALIZA EJERCICIO INTENSO.

El movimiento intenso poco después de levantarse genera una química en el cerebro, que hará que te despiertes por completo, tu capacidad de concentración y tu energía se despertará y aumentará. Te sentirás con tantas ganas que querrás comerte el mundo!

Aquí puedes realizar Saludos al Sol A y B del Yoga, son secuencias dinámicas. Tradicionalmente se realizaba por la mañana temprano, como ritual de respeto al Sol y reverencia hacia el nuevo día. El Saludo al Sol comprende una serie de Asanas o posturas que se funden a modo de coreografía y te permiten trabajar fundamentalmente la conexión cuerpo-respiración, así como centrarte en el presente.

También si lo prefieres, puedes combinarlo o sustituirlo, por saltos a la comba, series de sentadillas, bicicleta estática o sprint.

Esta práctica reduce sustancialmente las concentraciones de cortisol (que es la hormona del estrés y del miedo) y, en consecuencia, prepara el cuerpo para que ofrezca su máximo rendimiento. También se libera dopamina (neurotransmisor del deseo) y aumenta la producción de serotonina (compuesto químico regulador del placer y la felicidad)

TIEMPO PARA LA REFLEXIÓN

Acostúmbrate a estar unos minutos en silencio.

Lo único que necesitas hacer es permanecer en silencio y dejar que la calma lo inunde todo antes de que empiece el día, antes de que tú energía comience a disminuir por la demanda y antes de hacerte cargo de tus responsabilidades. Dedica tiempo a la visión de cómo estás viviendo y de quién esperas convertirte. Reflexiona sobre lo que es más importante para vivir una vida gratificante y plena. La reflexión es una importante fuente de transformación, cuando nos conocemos mejor, podremos actuar mejor.

Plan Previo. Organización.

Pon por escrito lo que harás el resto del día, un guión claro y equilibrado, de modo que defina mejor como quieres que transcurra tu día. No se trata de poner una lista interminable de tareas! objetivos cortos, razonables y que puedas cumplir. Esto te ayudará a mantener la concentración y el compromiso para conseguir cumplir las tareas.

Al ir cumpliendo objetivos a corto plazos, tu felicidad aumentará, mantendrás durante más tiempo una actitud positiva y tu rendimiento mejorará.

Meditación.

Consiste simplemente en Ser, sin necesidad de hacer, pensar o concentrase en nada. Simplemente conecta con la mejor parte de tu ser.

Estas en Meditación cuando simplemente eres y estas contigo.

Meditar te ayudará a mejorar tu concentración, tu confianza, rendimiento y calma, aunque tengas mil cosas por hacer. Contribuye a disminuir el estrés de reforzar la relación con uno mismo. Necesitamos estar más tiempo con nosotros mismo para recordar todo lo que realmente somos.

NÚTRETE. FASE FINAL.

A pesar de que ahora podemos visualizar nuestros objetivos, o el estilo de vida que queremos llevar o la clase de persona que queremos ser, no es suficiente. El desear no implica que ocurra. Necesitamos trabajar sobre nosotros mismos y crecer como personas, para desplegar nuestras alas.

Tanto si quieres mejorar como persona, dominar tu ámbito laboral, aumentar tu creatividad o aumentar tus ingresos, necesitas pasar a la acción. Revisa tus objetivos, preferiblemente realistas (que quieras ir a la luna no significa que tengas la opción de lograrlo) y a partir de ahí, lee libros, escuchas podcast, ve documentales, estudios sobre desarrollo personal, creatividad, profundiza en determinados temas alineados con tus metas. Aumenta tus capacidades e inspírate.

Aunque recomendaba hacerlo a primera hora de la mañana hay personas que por sus horarios de trabajo tendrán que hacerlo en otro momento de día. Pero la idea general es hacer esta rutina antes de realizar las actividades normales.

Si resulta que no dispones de tanto tiempo para realizar estos ejercicios no te preocupes. Reduce los tiempos a tus necesidades. Puedes dedicarle desde 10 a 15 minutos, hasta 1 hora. Lo importante es que crees tu propio espacio cada día.

Recomendaciones

  • Descansa. Asegúrate de dormir 8 horas cada noche.
  • Mira el móvil solo si es para desconectar la alarma.
  • Levántate en la primera alarma e ignora los pensamientos que te incitan a seguir durmiendo.
  • Desperezase antes de levantarte.
  • Siéntete feliz y expresa gratitud por despertar un día más.
  • Bebe un vaso de agua antes de comenzar para hidratarte.
  • Al finalizar prepárate un buen desayuno con alimentos saludables.

Interioriza la rutina de forma plena, e intenta aplicarla a diario o al menos cinco veces por semana. Sentirás como tu alegría, felicidad, serenidad y rendimiento aumentan exponencialmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *